Minimalismo digital

¿Alguien está en el tema del minimalismo digital?
He estado leyendo el libro de Digital Minimalism, de Cal Newport, y toca temas como las adicciones conductuales, la inundación de dopamina, la recuperación de espacios de individualidad, el entretenimiento activo y de calidad, el rechazo al fast food social y similares. Si alguien están en eso me gustaría conversar sobre el tema.

3 Me gusta

Nunca le había puesto esa etiqueta. Pero definitivamente es algo que me interesa. He eliminado RRSS cada cierto tiempo y de momento llevo 6 meses sin usar instagram, el cual ha sido mi experimento más exitoso.

¿Por qué no hacemos un evento en el festival donde simplemente hablamos de este tema? Una discusión abierta.

Siento que soy adicto a revisar el email. Tipo, sin necesidad alguna, casualmente abro Gmail sólo para ver si llegó algo. Y sino, el típico hacer slide down a ver las notificaciones, sólo como por curiosidad y TOC de no tener notificaciones pendientes.

También le he quitado algunas notificaciones al celular de ciertas apps. Y en algunos casos eso funciona. Pero sino es aún más problemático porque me voy a la app.

En fin. Hablemos por acá de fijo, pero siento que estaria muy tuanis tener un espacio en el festival.

3 Me gusta

Me interesa oír más del libro.

Yo estoy muy cómodo con mi sobredosis digital, y lo que busco es minimalismo en la forma e interacción. Mi lugar seguro es la terminal, y me gustaría poder hacer todo desde ahí:

Lo he intentado mucho, y sigo. Hay un montón de imposiciones que me obligan a ver estas pantallas que manipulan mi atención y me sobrecargan. Mi disparador de ansiedad es el teléfono y quisiera una vida sin teléfono, o con un teléfono terminal minimalista.

Me apunto a la conversación.

(Sin tildes WARNING!)
Hey, precisamente he estado en la busqueda de la desintoxicacion y consumir un poco menos. He estado en el proceso de curar todo lo que guardo en mis inbox para segun yo poder revisarlos despues.
Lo mismo me pasa con el telefono, pero llevo varios proyectos que requieren el uso de las redes sociales, y bueno, entre mas estoy dentro de Instagram o Facebook, mas me voy en el rabbit hole.
Me encuentro muy interesado en el tema, y me gustaria participar. Gracias por traer esto a la mesa!

1 me gusta

El libro empieza comparando las notificaciones y reacciones (likes) a lo que publicamos con máquinas tragamonedas porque hay alguna evidencia de que operan similarmente: expectativa y resultado incierto. Social media copies gambling methods 'to create psychological cravings' | Facebook | The Guardian

Por ahí empieza a postular si idea de que no hay que abandonar la tecnología de redes sociales y mensajería instantánea sino reconfigurar la relación con ellas y sí, para poder hacerlo, recomienda un breve unplug.

Luego, al comparar la interacción social con fast food (parece que alimenta pero no es así), elabora su discurso hacia el valor de la interacción humana real, aún por medios digitales.
Rescata y por aquí voy, cómo hemos perdido la capacidad de estar solos sin hacer nada. Tenemos ya instalado el quick glance, cada instante de tedio se recurre a ver “qué hay”. Para evitar eso hay que cultivar artes de calidad de vida que hoy son difíciles: el ocio útil (creador de objetos por ejemplo), la soledad, la contemplación.
Me recordó una historia del budismo en la que le preguntan a un maestro cuánto se debe meditar y responde que diez minutos. Salvo si está de prisa. En ese caso mínimo una hora.

4 Me gusta

Añado algunas preguntas o temas:
1.- Detox: Yo hice varias cosas: de entrada quité todas las apps de redes sociales del teléfono y notificaciones. Así no tenga nada que estar viendo porque no hay nada que ver. Ojo: dejo You Tube porque eso no opera, para mí, de esa forma, no tengo que estar viendo qué pasa sino que lo uso para momentos muertos, lo que es distinto.
2.- Consulto pocas veces al día (unas 10 lo más) el Whatsapp, y trato de que todo lo que entra por ahí lo dirijo al correo. Es decir, cada vez más dejo el teléfono para lo útil y no para mi shot de dopamina.
3.- Instalé una app llamada Stay Free que mide tu tiempo y frecuencia de uso. Impresionante, mae.
4.- Estoy leyendo más y buscando opciones para ocio activo (creador)
y, claro
5.- Dirigiendo esfuerzos conscientes a buscar personas interesadas en este tema para construir conceptos y validarlos.

1 me gusta

Hola, yo me apunto a participar de esa conversación. No había escuchado del concepto y me parece súper interesante porque considero que se crea cierta adicción y he visto en otres que se vuelve hasta inconsciente el abrir alguna aplicación (yo intento medir el tiempo que invierto en redes sociales, cómo Instagram/Facebook, procurando que sea mínimo y que no sea todos los días). En WhatsApp no pasa lo mismo por lo que últimamente llevo a otro cuarto mi celular con el fin de que no esté revisando constantemente si tengo mensajes. Pienso que un minimalismo digital puede ser “saludable” y activar otras zonas de nuestro cerebro, sabiendo que existe el concepto de neuroplasticidad, otro tema muy interesante a mi parecer :slight_smile:
Saludos!

1 me gusta

Por cierto, por eso me gusta eso que he visto que promueve Leo (creo) de traer las conversaciones para acá y no en Telegram.
Tenemos que volver a practicar el arte de conversar, la argumentación, el pensamiento reposado de la respuesta.

2 Me gusta

@Ignacio aprecio mucho que estés experimentando este otro flujo de conversación. Para mi ha sido más sanito :slight_smile:

Me gustaría volver al título del tema: Minimalismo digital. Es una etiqueta interesante.

Conozco el “minimalismo”, como la idea de tener justo lo suficiente. Como una contracorriente al consumismo. Una mentalidad que cuestiona los objetos que tiene y aquellos potenciales que cree querer o que necesitará.

¿Cómo sería un paralelismo de ese concepto al espacio digital? ¿Cómo saber cuánta interacción es suficiente? ¿Cómo se traduce el consumismo en nuestras pantallas? ¿Qué variables nos pueden ayudar a crear ese juicio?

No tengo respuestas satisfactorias. Pero creo que hay algo innegable. Nos hemos acostumbrado a usar tanto estos espacios que poco a poco hemos soltado las riendas. Esto es muy claro para mí, lo veo cuando me despierto y empiezo a buscar el celular. E incluso antes de dormir, lo reviso una última vez. Es algo triste.

De hecho, en un plano similar, lo que inició mi experimento a no tener instagram fue la siguiente pregunta: “Si no dirigiera tanto tiempo a Instagram, ¿en qué otras cosas usaría ese tiempo? ¿qué cosas crearía?.” Siento que inunda mi atención del día. A cosas que otres hacen. Y no cosas que quiero hacer. De fijo es un medio que nos expande nuestro alcance social, pero, ¿a qué costo?

1 me gusta

Me gusta esta conversación porque es algo con lo que he venido luchando ya hace buen rato y me sigue costando mucho.

La verdad a mi me cuesta encontrar un balance y entonces opto por aislarme, no tengo RRSS personales y chateo poco, pero cuando me doy cuenta pues parezco hermitaña y termino desconectada en muchos sentidos.

Me “pierdo” cosas, no me entero de muchas otras y me empiezo a cuestionar si es saludable o no, o hasta qué punto tengo que ser sociable o si ya se me pasa la mano en encerrarme y así.

También me pasa que como no logro manejar el estrés de los chats por ejemplo, sé que tengo ese aparato ahí ,el celular, y que hay un poco de chats que estoy ignorando pero igual sé que están ahí y que voy a tener que ponerme a interactuar simultáneamente con varias personas y que es algo como sin fin y entonces podré no estar metida pero siempre me consume energía porque es algo pendiente.

1 me gusta

Este tema esta superinteresante, muchas gracias por traerlo al grupo.

Hace tiempo yo había visto un documental donde comentaban que una de las formas en la que las apps del teléfono miden su éxito, es si le usuarie las revisa antes de ir al baño en la mañana (al levantarse) y pues sí es conocido que las vibraciones generan un shock de dopamina en el cerebro que induce la adicción.

Por mi parte yo eliminé mis cuentas de Facebook y Twitter y tengo muchas notificaciones de Instagram y apps de comunicación silenciadas, pero me termina pasando lo mismo que otrxs han comentado, al final me siento más descontado de la cuenta, nunca parezco estar en el punto exacto.

Me gustaría seguir leyendo sobre las experiencias de lxs otrxs sobre este tema ¿Qué les ha funcionado? ¿Qué no?

1 me gusta

Gracias por participar. Ese elemento que dice @Menta de sentirse “emirtaña” es esencial porque por ahí anda el problema: se ha instalado como una parte normal y quien no tiene redes es un bicho raro. Eso podría no ser problema pero es que somos seres sociales y claro, las conversaciones, memes, y temas usuales provienen de ahí.
Parte de la cultura de resistencia digital es cultivar una nueva cultura. No es me salgo de redes y ya. No es me quedo en soledad, como entiendo de @Kadro13. Es TENGO ALGO MEJOR.
Más tarde quiero poner en escrito algunas ideas sobre este concepto que me gustaría compartir con ustedes.
Abrazos.

2 Me gusta

Un par de experiencias.
a) Quick Glance: El deseo de estar revisando ocasionalmente redes sociales, y sobre todo el deseo de hacer eso en contextos en los que antes las usaba en mi celular, encontré que es manejable con una sustitución sencilla: un acceso a un medio específico de prensa que me interese. En mi caso, me suscribí al Wall Street Journal que me gusta e interesa. Así si quiero ver algo, veo algo sustancioso y no un endless scroll a ver si hay algo nuevo.

b) Más sobre minimalismo: No se trata, solamente, de reducir. En el fondo de lo que se trata es de hacer un acto consciente. Esto implica, me parece, pensar en realmente el deseo, en sus implicaciones, en sus requisitos, etc. Digamos que voy a Pequeño Mundo: veo cosas, todas de precio bastante accesible. Me antojo de un objeto X.
Algunas preguntas:
¿Para qué lo voy a usar?
¿Realmente tengo un uso ya predeterminado para el que busco un objeto o más bien tengo un objeto al que le voy a buscar un uso?
¿Esto me implica más tiempo o menos? Digamos, un freidora de aire es genial, pero, debería hacer ajustes en mi dieta, comprar otras cosas, buscar recetas, etc. ¿Quiero ese tiempo que implica?
¿Van encadenado? Digamos si compro una caja, voy a queer meter cosas ahí. Entonces voy a comprar cosas para la caja. Es similar a la primera pregunta pero refiere a la cadena de consumo (posiblemente totalmente innecesaria) que desata.
¿Dónde lo voy a poner? En ocasiones llenamos de objetos nuestros vacíos internos. Bueno, tratamos de hacerlo infructuosamente. Un espacio vacío requiere espacios internos llenos. Ese es el reto para mí.

Básicamente, como el consumo irreflexivo se traga con nuestro dinero, el consumo irreflexivo digital, se trata nuestra atención y energía.
El minimalismo digital busca el destino consciente de nuestra atención.
Saludos,

3 Me gusta